Archivo para arte contemporaneo uruguayo

Pabellón uruguayo en la 53ª Bienal de Venecia, 2009

Pabellón de URUGUAY en el predio de la Bienal, Giardini di Castello, Venecia, Italia

ORGANIZADORES

Ministerio de Educación y Cultura

Ministerio de Relaciones Exteriores

Artistas que representarán a Uruguay
Juan Burgos – Raquel Bessio – Pablo Uribe

Comisaria
Patricia Bentancur

Curador
Alfredo Torres

Coordinador de Programas de Artes Visuales del M.E.C.
Montajista
Gustavo Tabares

El guión curatorial de este nuevo envío a la 53ra. Bienal de Venecia busca reflejar las vertientes significativas en las artes visuales contemporáneas del Uruguay. Ofrecer de manera prismática su variedad inherente, fundando líneas que involucren desde el hacer manual al empleo de recursos tecnológicos, relatos que se ubiquen en territorios fronterizos entre lo identitario, lo local y lo global, De esa manera se prevé una utilización no sólo interna del Pabellón uruguayo sino también del espacio exterior, concretamente, la escalinata de acceso. Al mismo tiempo se tuvo especial cuidado en atender aquellas producciones visuales que apostasen a una estética de riesgo.

Siguiendo esos criterios el equipo curatorial integrado por la Comisaria, Sra. Patricia Bentancur y el Sr. Alfredo Torres, proponen a los artistas Raquel Bessio, Juan Burgos y Pablo Uribe para desarrollar un proyecto que concrete esas líneas. El equipo, por sus antecedentes, considera que los tres pueden representar con calidad y rigor las directivas antes señaladas.

RAQUEL BESSIO


Raquel Bessio se caracteriza por una firme adhesión a la investigación y procesamiento de proyectos. Su obra alude a valores míticos del país y de la región. La presunta “tierra prometida” se propone como un terreno fraccionado, gris, oscuramente metálico. El encajonado carcome certezas y voluntades, proceso que las piezas de la obra, al oxidarse, irán sufriendo. En el proceso logra autonomía, se vuelve inmanejable.

JUAN BURGOS

Juan Burgos amplifica los apocalipsis urbanos que proliferan en la cotidianidad. Parte de un libro infantil, y desde él va creciendo un collage delirante. En sus puestas en escena, todo es posible. Con asombrosa destreza, recorta, pega, fotocopia digitalmente, y vuelve a fotocopiar, logrando un alucinante encaje escenográfico. En ese imaginario, entre un nutrido elenco, aparecen elementos icónicos del imaginario nacional.

PABLO URIBE


Pablo Uribe concreta un falso documental. De paso, delibera sobre el juego entre realidad y ficción, sobre representación en la representación. Un hombre de camisa blanca imita sonidos diurnos de animales autóctonos. En otra pantalla, con camisa celeste y en pose idéntica, emite sonidos nocturnos de otros animales. En esa polifonía visual y sonora, se gesta el conflicto binario de nítidos opuestos.

DANIEL BIRNBAUM
Curador de la 53a Exposición Internacionalde Arte de la Bienal de Venecia

Daniel Birnbaum será el curador de la 53a Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, que se llevará a cabo desde junio a noviembre de 2009.

La junta directiva de la Fondazione La Biennale di Venezia bajo la dirección de Paolo Baratta nombró a Birnbaum el 7 de abril de 2008 como director del área de Artes Visuales, encomendándole con ello la responsabilidad de la dirección artística de la 53a Bienal de Venecia.

+INFO:

http://uruguayenvenecia09.blogspot.com

CLAUDIA OLASO: Aún | Goethe-Institut – Montevideo


Instalación en el marco del proyecto curatorial Terra Australis

Inauguración: miércoles, 11.3.2009, 19 – 21 hs.
Goethe-Institut, Canelones 1524, Montevideo

Curador: Alfredo Torres



Todavía, todavía y todavía

Alfredo Torres

El nombre de la despojada y perturbadora instalación creada por Claudia Olaso tiene un título breve, conciso: Aún. La pequeña palabra, considerada como adverbio de tiempo significa todavía, y marca un período determinado sin definir su final. Cuando deviene adverbio de modo, infiere un no obstante, un pese a, un sin embargo. Pero también puede adquirir sentido de recargo o agrandamiento. En este último sentido, ese aun es casi, casi, un adverbio de cantidad, licencia lingüística de un uso un tanto afectado. La elección del título es válida en las tres acepciones definidas. Es un Aún que entorna un tiempo imprevisible. Primer todavía. Es un Aún que acarrea un modo de dura persistencia. Segundo, agobiante todavía. Finalmente, un Aún que supone una pesada, peligrosa recarga, un no deseado engrandecimiento. Tercer todavía. La Terra Australis Incognita, la Antártida, es todavía, aun, continente preservado. ¿Por cuánto tiempo? Todavía Impredecible. Sin embargo, pese a tratados firmados, no obstante convenciones que se han aceptado, el peligro acosa ese territorio casi inmaculado. La temperatura ha ascendido en un par de grados. Si el ser humano recarga y agranda, todavía, su incapacidad para respetar el planeta que habita, esos pocos grados, ¿serán el único motivo de alarma?

Claudia Olaso es una de las autorías que ha venido mostrando un firme crecimiento dentro del arte nacional reciente. Lo más estimable es que lo ha hecho configurando un relato estético singularísimo, casi excepcional. Recurre a un repertorio que es claramente ajeno a paradigmas en uso, dominantemente capitalinos, para revalorar factores de valor casi icónico en lo que podría ser un imaginario del campo uruguayo, un repertorio de materiales, oficios y elementos simbólicos. Vellones de lana, cueros, tientos, trenzados de guasquería, atillos de alambrado, tizas para marcar lanares, consagrados a la gestación de una poética áspera y, sin contradicción, suavemente afectiva. En Aun instala una serie de pequeños fardos de lana criolla lavada de manera natural, casi sin intervención de la hacedora, luciendo dos cromatismos claves, uno de reflejos amarillados, de lana más fibroso, otro de una blancura nívea, de lana más espumosa. Mediante un proceso que quiere ser preservador, la lana es oprimida por una delgada lámina de papel film, lámina adherente de PVC. Sufren, después, una segunda opresión, y son incrustados en cajas iguales de poliestireno expandido, en conservadores de espumaplast. Segundo, falso intento protector. La metáfora resulta evidente. El elemento natural de bastante corta vida es protegido por materiales que demoran siglos y siglos en degradarse. La intención metafórica es tan simple como certera. Un juego paradójico donde productos presuntamente creados para el resguardo terminan destruyendo lo natural, incluso a la naturaleza misma.

La elección de los actores que consuman esta desolada puesta en escena es de una pureza justísima, de una destreza para el hallazgo prodigiosa. Tres elementos de una extrema prudencia, de una nítida sencillez, de un espeso poder alusivo. Y, como pocas veces, el silencio convirtiéndose en un protagonista tan eminente como angustioso. Las conservadoras están allí, como dejadas, abandonadas. La lana ha sido sojuzgada, reprimida. El silencio atraviesa, rodea, sobrevuela, susurra sin sonidos, aguarda. El contemplador debe aceptar ese silencio, debe entender la clave de su código, debe aceptar su presencia invisible pero rotunda. A partir de allí, desgranar la historia, las diferentes historias. Detenerse en esos elementos de uso banal y en las implicancias nada banales de ese uso, en sus amenazadoras consecuencias. Desde el silencio, entonces, Claudia Olaso precipita una formidable alarma. Sin discursos ampulosos, sin grandes testimonios, sin retóricos melodramas. Sólo desde el azoramiento, desde un austero detenimiento, desde asedios que trastornan, aún, todavía, la cotidiana e irresponsable indolencia.

+INFO:

Goethe-Institut, Canelones 1524, Montevideo
tel.: (598) 2 4193499
cultura@montevideo.goethe.org

http://www.goethe.de/ins/uy/mot/esindex.htm

CARLOS TISCORNIA en LA PASIONARIA

La Pasionaria, universo creativo
Reconquista 587
598 2 9156852
Montevideo
Uruguay