Archivo para arte

TERRITORIO DE SUEÑOS || JOSÉ MIURA || QUINTA DOMINICA

EN ESTA COLECCION. “TERRITORIO DE SUEÑOS”. EL ARTISTA NOS CONDUCE POR SU MUNDO ONNIRICO Y NOS MUESTRA SU PASION POR EL ARTE Y LA CULTURA DE JAPON. EN EL USO DE LOS FONDOS EN PLATA, ORO Y COBRE, COLORES METALICOS Y LA CONSTANTE DEL USO DEL COLLAGE. LA OBRA ACTUAL DE JOSE MIURA CONSERVA EN SU ESENCIA SU ADHESION AL SIMBOLISMO MANTENIENDO LA INTERVENCION DE LA POESIA DEL AUTOR.

LA CALIGRAFIA GESTUAL Y LA POETICA JAPONESA. ENLAZA ESTOS ELEMENTOS Y LA NATURALEZA HUMANA. LOS METALES PRECIOSOS SE MANTIENEN, A VECES OMNIPRESENTES COMO FONDOS DE LA SUPERFICIE. A VECES SEMIOCULTOS POR ELEMENTOS EXTRA PICTORICOS.

EN ESTA SERIE MIURA NOS LLEVA AL ”MUNDO DEL LA FLOR Y EL SAUCE” COLOCANDO GRABADOS JAPONESES DE GEISHAS, MAIKOS Y OTROS SERES QUE PUEBLAN LA IMAGINERIA NIPONA.

QUINTA DOMINICA, C/PADRE BILLINI 202, CIUDAD COLONIAL
jueves, 19 de noviembre de 2009 a las 8:00

en Facebook: http://www.facebook.com/event.php?eid=202619746110&ref=nf

GG: “Los perros también se suicidan por amor”

Texto de B.Vignoli para la muestra “Un día perfecto para el pez banana” de Gabriela Gabelich en Cultura Pasajera: Córdoba 954 – Rosario – Santa Fe – Argentina

GG: “Los perros también se suicidan por amor”
Beatriz Vignoli

“No me mientas / Mentime que me gusta / Los cuerpos no mienten”: tres consignas virales estructuran la obra reciente de Gabriela Gabelich en una triple paradoja que interroga el espacio del síntoma donde se traman perversas relaciones entre la mentira del discurso y la verdad del sujeto. De un sujeto que no encuentra dónde alojar su verdad en un discurso que se ha vuelto puro orden discursivo, cuando no mera mentira o simple discurso político pragmático, siempre cooptado por “lo que conviene decir”.

“No me mientas”

En un par de cuentos de J. D. Salinger y de John Cheever, autores sumamente representativos de la llamada generación silenciosa, Gabelich encuentra un eco a su exploración del espacio sintomático que se abre entre los polos de lo dicho y lo no dicho. Los hombres y mujeres de la generación silenciosa maduraron durante el comienzo de la Guerra Fría, callando toda verdad subjetiva que pudiera resultar inconveniente mientras decían sólo aquello que los demás esperaban oír.

De estos padres nació la generación Jones (los nacidos en la segunda mitad de los ’50 y en la primera mitad de los 60) y la generación X: la de Gabelich, quien, fascinada por la famosa carta suicida de su coetáneo Kurt Cobain, abrió con ella hace tres años una página web de cartas suicidas. Cobain explicaba su decisión alegando que no soportaba tener que seguir fingiendo una felicidad y una pasión que ya no sentía. En un rapto de honradez, rubricando con sangre el valor de la verdad, Kurt se mata. La generación X terminó pareciéndose demasiado a aquellos dos personajes de la saga familiar de Salinger, el veterano de guerra Seymour Glass y su hermano menor Holden Caulfield, para quienes el peor insulto posible era “phony”, es decir: “careta”.

En el escopetazo bien real del líder de Nirvana resuena quizás el mítico tiro del final de Seymour, incapaz de expresar todo lo que calla y cuya contrapartida perfecta, en “Un día perfecto para el pez banana”, es su esposa que no para de hablar por teléfono mientras se pinta las uñas. El parloteo “phony”, “on the phone”, cosmético, puro fetiche oral, puro fonema que recubre y embellece la realidad más que nombrarla o decirla, tiene a un abismo insalvable de distancia a su otro romántico: la experiencia inefable, íntima, secreta, innominada. Abrir ese cofre es la muerte.

O, como dice Nietzsche: “Di tu palabra y hazte pedazos”.

Los backlights que realizó Gabelich desde el 2006 son parientes visuales de esa interminable y banal charla telefónica al comienzo del cuento. Allí GG colecciona clisés profesorales, fragmentos virales del orden del discurso académico cuya única función es incluir al discurso en ese orden, sin aportar nada de contenido y haciendo abstracción del sujeto y su verdad. Son las frases que se pronuncian en un aula universitaria o en una sala de conferencias con esa altisonante voz engolada que es pura institución.

“Mentime, que me gusta”

La ilusión de que en lo reprimido radica un hondo tesoro de significados anímicos y espirituales, la del silencio como una caja de Pandora, la alegoría de una caja negra que se develará en la lectura forense de aquella verdad única, singular y sublime por la que un sujeto estalló y cayó en picada: esa ilusión nos sostuvo sólo mientras callamos.

Porque las nuevas generaciones (que ya no ven por qué mantener la boca cerrada) han descubierto algo aún peor: que el cofre estaba vacío.

“Los cuerpos no mienten”

Contra el habla que miente, la escritura que inscribe. Y la violencia como escritura. “Te quiero tanto que no sé como decirlo”: así empieza una canción del grupo pop español Fangoria. Luego de descartar sucesivamente en pocas estrofas los diamantes, las poesías, las canciones, el matrimonio y el sexo como expresiones verosímiles del amor, concluye: “Yo quiero algo que nos una en cuerpo y alma, algo que sea para siempre y de verdad. Me comeré tu piel, me beberé tu sangre…”.

De la violencia de la escritura y su fuerza de inscripción ya escribía Barthes en su apología del Mayo francés, mientras Lacan pensaba en la verdad y el síntoma del sujeto y Foucault elaboraba su disertación sobre el orden del discurso. El estructuralismo es el horizonte del conceptualismo de Gabelich de la misma forma en que el pop constituye la base de su estética. Una estética que abraza el relativismo pero no lo celebra. Y defiende en cambio lo sublime íntimo, el secreto guardado en el corazón del árbol y sellado con barro. Lo que calló Seymour: esa inefable infinitud cuyo fondo es la muerte.

(Rosario, 27 de julio de 2009)

"el cardenal López Rodríguez lo hubiese hecho mejor…"

Comentarios
1 comentario(s)

Reportar como inapropiado
Escrito por: PlatanoPower, 31 Ago 2009 3:29 AM
De: Albania
Es penoso este artículo. Creo que el cardenal López Rodríguez lo hubiese hecho mejor… Una pregunta: ¿pero quién es Vladimir Velazquez? No lo conocía…

Comienzo publicando este artículo de Vladimir Velazquez con un comentario de PlatanoPower , no conozco a ninguno, no conozco a PlatanoPower, no conozco a Vladimir y no me interesa o para el caso por lo menos no me importa, me importa si su opinión la que puede ser muy mala pero seguro nunca tan mala como muchas obras de “arte“, premiadas unas y otras por grandísima suerte NO, [de acuerdo al criterio general de selección y premiación solo la suerte pudo evitar que otros adefesios fueran premiados], en la lamentable XXV Bienal Nacional de Santo Domingo, República Dominicana.

Y confieso que el artículo de Vladimir no me parece malo, simple y llanamente me parece un artículo escrito con un criterio muy propio el cual puedo o no compartir pero aún sin conocerlo y sin estar de acuerdo en todo, comparto mucho de lo que dice en este caso en particular.

Por suerte y a Dios le doy gracias que me iluminó y aclaró por fin una duda NO SE LO QUE ES ARTE

También estoy seguro que hoy día es mas fácil ser “artista” que YANIQUEQUERO [expresión para los dominicanos, para los del sur, los yaniqueques son las tortas fritas].

A mi me parece que los nombres de las diferentes corrientes artisticas distorsionaron mas que ninguna otra cosa el sentido del arte.

A partir de que alguien que en algún momento de su existencia fue artista, que en un acto de rebeldía o de lo que sea que le pasara, hizo cualquier cosa y le dio un sentido, un concepto y se le dio el valor de obra de arte a partir de ahí cualquier individuo humano [única especie a la que se le permite hacer cualquier disparate y tildarla de obra de arte] puede ser artista aun sin quererlo.

De ahi se cuelgan muchos y aparecen en escena los muy famosos artistas conceptuales, contemporáneos, postmodernos y cuanta vaina se le ocurra Y CUIDADO!!!!! para ser cualquiera de estas cosas y muchas otras nada de lo que se haga puede ser algo que tenga que ver con la estética, la ética, la razón, la lógica o cualquier otra cosa similar, nada absolutamente nada coherente será considerado arte por los que hoy dominan esta INDUSTRIA, tan próspera como la otra gran industria, la política.

Vladimir no se puede poner mal por eso, el vive en el mismo momento histórico que yo, al parecer no se ha dado cuenta de la degradación a la que se expone el individuo humano a cada instante.

Somos egoistas por naturaleza y así como no asuminos como algo normal el envejecimiento y muerte de nuestros seres queridos [no por el dolor de ellos sino por el dolor que nos causa a nosotros], tampoco queremos asumir el envejecimiento del mundo, el mundo no solo puede sino que como toda cosa natural, es su deber y DERECHO el envejecer y morir y si continua un proceso natural se irá “deteriorando” poco a poco y junto a él, los que de él formamos parte, antes de desaparecer decaemos y por ahi vamos pero no lo asumimos, queremos aferrarnos a una vida y a un mundo que en algún momento ya no será más, por lo menos no como lo concebimos y estamos acostumbrados a verlo y vivirlo.

Esta Bienal decadente no es la única, alrededor del mundo bienales, ferias y muchas manifestaciones artísticas son copia fiel de las actuales y muy contemporáneas sociedades decadentes, EL DISPARATE REINA POR DOQUIER.

Vladimir, Platano, que Dios nos coja confesao y si no Plátano, pidele la ostia a tu amigo el cardenal…

Balcón crítico

Duras críticas a obras premiadas en Bienal

Escrito por: VLADIMIR VELÁZQUEZ

Parafraseando el título de un popular culebrón y a propósito de la XXV Bienal Nacional de Artes Visuales, puedo afirmar categóricamente que en nuestro país el arte ha tocado fondo, y este último evento inaugurado el pasado 16 de agosto con una paupérrima participación de obras (tanto en cantidad como en calidad), revela de manera fehaciente una insondable crisis la cual es imperativo analizar para indagar todas sus causas y a sus principales responsables, de lo contrario, el artista que se precie de ser honesto deberá buscarse otro oficio más digno, so pena de ser comparado con los políticos profesionales, quienes son vistos por el común de la gente como un conjunto de sinvergüenzas y charlatanes.

Y si he utilizado ese título no es sólo para llamar la atención del lector (creo sinceramente que sin Arte –con mayúsculas- no se puede acceder al Paraíso), sino porque tal como andan las cosas en este mundo light, superficial y globalizado, en donde los símbolos del éxito sólo se miden por poseer una o varias escandalosas cuentas multimillonarias en cualquier paraíso fiscal, o pasar a vivir de un modesto apartamentito en un barrio popular a un lujoso penthouse en la Anacaona, o a jugar golf con los mafiosos de turno, y principalmente, a gozar de los favores carnales de una chica joven de buen ver y bien siliconada de las que tanto farfullan necedades en la tele, se quiere forzar también a las Bellas Artes a lo mismo, esto es, embridarlas al antojo del despropósito y la vulgaridad imperantes, y así justificar los responsables de la presente hecatombe moral y espiritual con aquello que los tiempos son así y hay que tolerarlo todo.

Desgraciadamente en el breve espacio que se nos concede en estas páginas de Areíto no puedo analizar en detalles los lamentables desaciertos de esta bienal (para ello espero ver a los amables lectores en el MAM el próximo 16 de octubre en mi conversatorio titulado: “El rinoceronte de Durero”), pero sí voy a expresar mi profunda consternación y rechazo debido a la decisión de un jurado que si bien está conformado por prestigiosos nombres de la plástica nacional (a los extranjeros ni los conozco), creo sin embargo, que por los medalaganarios fallos emitidos en la selección y premiación no parecen originados por profesionales del área.

En primer lugar, cómo es posible eliminar en la preselección a una cantidad tan elevada de participantes, algunos de ellos hasta ganadores de bienales anteriores y artistas señeros de la plástica nacional por el sólo hecho de esgrimirse en su contra que la obra presentada no poseía innovación en materiales, o que su temática no estaba a tono con la tendencia imperante, o que el concepto no enfocaba la “dominicanidad” como eje central, cuando lo que debe reconocerse siempre como principio absoluto en arte es la calidad y sólo la calidad de la obra. Si por ello fuera, cómo quedaría ante la historia un artista que se mantuvo toda la vida fiel a una sola temática, a un solo recurso técnico y a unos cuantos elementos si lo vamos a valorar de acuerdo a un precepto tan absurdo como el manifestado por las Lolas, los Lalos o quizás por los lelos; prácticamente no existiría. Sin embargo realizó una gran obra y su lugar es trascendente en la historia del arte con todos estos mal llamados defectos: su nombre es “Giorgio Morandi”.

¿Cómo es posible que gente dizque entendida en la materia pueda concederle un premio a una pintura tan aberrante desde cualquier punto de vista (técnico, estético y ético), la cual, además de ser una apología a uno de los colosales antivalores con los que, desgraciadamente, se deshonra el país, y cuyo título: “Omega se casa con mi hermana”, no sólo es un claro mensaje a la juventud para ser permisivos con la violencia de género, sino es un pasaporte al éxito fácil para que los artistas bisoños jamás se empeñen con esfuerzo y talento a alcanzar la excelencia en su trabajo?

Quisiera que me explicasen qué parámetros se tomaron en cuenta para otorgar el Gran Premio a la obra de un artista que ha tenido participaciones más acertadas en otros eventos, y que en esta oportunidad muestra un insípido trabajo carente de cualquier principio compositivo (parece una tela estampada, y para colmo, fea), y cuyos recursos técnicos rayan lo simplón y parvulario (es fundamentalmente un collage cortado con plantillas simétricas con un fondo de aguada), con una simbología que al parecer sólo entiende su propio creador y el jurado de Lolas y Lalos, menos los que no nos hemos quedado lelos.

¿Cómo pasaron por el colador de la selección unas burdas ilustraciones de mujeres pechugonas, la maqueta de un bergantín con un cuadro como telón de fondo, decenas de dibujos y pinturas sumamente deficientes, además de premiarse esperpentos playeros, muñecos multicolores y “multipolares” estampados, un falso pop-kitsch con chicle (de un artista que realmente tiene talento pero que en esta obra no lo demuestra), o el anodino y megalómano -no confundir con melómano- retrato doble a la salida de un concierto (si Joaquín Rodrigo viviera y no hubiese sido invidente como lo fue, exclamaría: ¡No, no, noooo…!)?

¿Por qué obras tan excepcionales como los monumentales grabados de Leonardo Durán: “Ella la que domina I y II”, los excelentes dibujos de Iris Pérez y Lucía Méndez: “Energía humana fuente de paz” y “Cuentos de Bacá”, o las bellísimas fotografías de Alain Bañon Perad: “Children of Tomorrow I, II y II” se quedaron sin premiación? ¿Es que son incapaces para apreciar los valores formales de una buena obra de arte?

Y quizás por un accidente que la XXV Bienal Nacional no haya sido aún más nefasta (aunque lo fue), pues como excepción a las reglas cantinflescas de su cedazo se premió, merecidamente -¡Oh milagro!-, la estupenda instalación de Miguel Ramírez: “Odisea”, que bien pudo ser el máximo galardón de este evento tan pleno, como he dicho, de despropósitos y burlas a la inteligencia por los que el jurado nos quiere tomar por “lelos”.

En síntesis

Mala selección

Según el autor, las obras premiadas y seleccionadas en la XXV Bienal Nacional de Artes Visuales, el evento de arte contemporáneo más importante del país, no son las mejores de las que participaron en el concurso. El autor, compara, evalúa y critica las obras y sostiene que desde hace una década ha venido decayendo el trabajo del jurado de la bienal.

fuente: HOY digital

PENSAR EL PRESENTE – LA CASA ENCENDIDA – MUSAC


MUSAC acogerá el 19 de abril la jornada de clausura del Seminario Pensar el Presente, organizado por La Casa Encendida en colaboración el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León

Actividad: Jornadas Pensar el Presente
Dirigido por: Estrella de Diego

Lugar: La Casa Encendida (Madrid) y MUSAC(León)
Fechas: Del 16 al 19 de abril de 2009
En MUSAC: Domingo 19 de abril, 10.00 h. Salón de actos.
Acceso restringido a público matriculado en el seminario.
Precio: 30€
Inscripciones: Hasta el 10 de abril a través de www.lacasaencendida.com

MUSAC colabora con La Casa Encendida en la organización de las Jornadas Pensar el Presente, que tendrán lugar del 16 al 19 de abril en Madrid y León, con la intención de reflexionar desde diferentes ámbitos de la creación sobre la situación de transformación social que se vive en la actualidad a nivel mundial. El día 19 de abril, el salón de actos del MUSAC acogerá un diálogo entre José Luis Blondet, Comisario del Boston Center for the Arts y el artista Vasco Araújo, bajo el título “Programas públicos, proyectos educativos, museos”. La conferencia será de acceso restringido a para todos aquellos matriculados en las jornadas.

El mundo está cambiando deprisa. Son cambios que afectan y afectarán más aún a sus propias estructuras, pues no se trata ya de la llamada “globalización” y las consecuencias de la misma –con frecuencia paradójicas, como es de todos sabido-; ni de los flujos migratorios, las nuevas relaciones de poder o las interferencias culturales de las cuales se hablaba hace apenas un año. Los cambios son ahora tantos y tan insospechados que van ocurriendo mientras reflexionamos sobre los cambios mismos. Nos enfrentamos, de forma colectiva, a un orden que se imaginan nuevo, si bien nadie sabe a ciencia cierta en qué consistirá el futuro. Quizás es precisamente la coyuntura de incertidumbres compartidas lo que debe animarnos a “pensar el presente” y reflexionar también, quién sabe, sobre cómo podría o debería ser el futuro que se desearía construir.

Esa es la idea que persiguen estas jordanas, las que exige una sociedad en transformación como la actual, y que se moverán entre lo global y lo local, la micro y la macropolítica, para plantear hasta qué punto y en una época de crisis la imaginación y las “pequeñas soluciones” nos pueden ofrecer algunas repuestas a las preguntas que desde aquí se tratarán de hacer. A partir de las aportaciones de arquitectos, urbanistas, artistas, escritores, gestores y teóricos, se propone pensar sobre las preocupaciones del presente, las que nos atañen a todos.

PROGRAMA

Jueves 16 de abril. La Casa Encendida.
“Nuevos espacios, otras ciudades”
9.00-10.00 h.
Presentación de las jornadas
José Guirao, Director de La Casa Encendida.
Agustín Pérez Rubio, Director en Funciones del MUSAC.
Estrella de Diego, directora de las jornadas.

10.00-12.30 h.
Mesa redonda ”Otras ciudades”: Diébédo Francis Kéré; Estudio Langarita+Navarro; Kyong Park; Armando Silva. Modera Juan Antonio Ramírez.

13.00-14.00 h.
Conferencia de Beatriz Colomina: “Visiones borrosas: La arquitectura de las vigilancias”

17.00-18.30 h.
Diálogo entre Estudio Lacaton&Vassal y Luis Fernández Galiano.

Viernes 17 de abril. La Casa Encendida
“Historias/Relatos”
10.30-11.30 h.
Conferencia de Alan Pauls.

11.30-13.00 h.
Diálogo entre Shirin Neshat y Octavio Zaya

16.30-19.00 h.
Mesa redonda “Testimonios, testigos”: Sergio González; Susan Míeselas; Mohamed Razane. Modera Guillermo Altares

Sábado 18 de abril. La Casa Encendida
“Programas públicos, proyectos educativos, museos”
9.30-10.30 h.
Conferencia de Ivo Mesquita.

10.30-12.00 h.
Mesa redonda “Otros espacios de relfexión artística”: Hu Fang; Isabel García; Ali Y Khadra; José Lebrero. Modera Lynne Cooke.

12:30-14:30 h.
Mesa redonda “Otras formas de programas públicos”: Vít Hávranek; Manuel Olveira; Marketta Sépala. Modera Jordi Balló

Domingo 19 de abril. MUSAC.
“Programas públicos, proyectos educativos, museos”
10.00-11.00 h.
Diálogo entre José Luís Blondet y Vasco Araújo